Aprendiendo a disfrutar el momento

Por mucho tiempo pensé que la gente que corría más de 10k estaba totalmente loco, el someter al cuerpo a ese dolor se me hacía una tortura innecesaria y ahora yo soy parte de ese grupo de locos jajaja.

Nuevamente tuve mi primera vez recorriendo una distancia que hace un par de meses era irreal, corrimos 20k, debo decir que la experiencia fue renovadora. Es increíble saber que eres capaz de eso y mucho más, la sensación que se experimenta cuando te estás acercando a la meta es indescriptible.

La mente sigue luchando por poner ciertas barreras, las que cuando logro superar me hacen sentir como un ser humano indestructible. A pesar del dolor y cansancio que experimenté me dí cuenta de lo grande que puede ser la voluntad de una persona cuando se lo propone, que si en verdad quieres lograrlo y te enfocas en hacerlo, los resultados son extremadamente motivadores.

Lo más irónico, es que ahora correr 6 o 10 km se me hace pesado, los primeros 3 son una barrera bastante difícil de vencer en ocasiones, mi cuerpo se tarda en reaccionar y siento una pesadez general que me hace dejar de disfrutar el momento. Sé que es completamente mental, que estoy pensando tanto las cosas que se me dificultan, es algo en lo que sigo trabajando y lo cual me ha sido muy difícil.

Este año es el año en que cumpliré muchos de mis objetivos, en el que esas ideas “locas” en mi cabeza de cosas por hacer se harán realidad.

El salir de la zona de confort es más difícil de lo que parece, hay muchos fantasmas y barreras internas que derribar, creo que el mejor consejo que me puedo dar día a día es: “Disfruta el momento, ya estás aquí”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

five × 1 =