Después de un merecido descanso

Pues he estado en pausa un mes, en lo que D se recuperaba de la lesión que tuvo en la pantorilla yo me repuse del dolor en las rodillas. La semana pasada aún me faltaba motivación para regresar, solo de pensar en volver a levantarme temprano para ir al gimnasio, correr por más de media hora y comer sanamente me daba pereza, en mi cabeza loca solo pensaba: “AHHHHH nooooo quierooooooo” pero ayer llegó a mi ser esa chispa de emoción, entusiasmo y felicidad, me puse a preparar mis cosas para el gym, me tomé un té y me metí a la cama a las 9 pm.

Despertar temprano para ir a hacer ejercicio siempre me ha costado mucho trabajo, soy la persona más gruñona en esas horas, tengo mucho sueño, me duele todo y en general todo me molesta, pero hoy fue diferente, me sentí como éen el primer día de clases en que todo es emoción y tienes grandes expectativas, sobre el que pasará.

Ya es hora de ponerme en acción al 100%, me va a costar trabajo, especialmente con la comida, pero tengo muchas ganas de esta vez en verdad lograrlo, tengo que enfocarme en mi meta y no perder el entusiasmo.

Ya les iré contando como se siente regresar al entrenamiento del maratón, de lo que estoy segura es que en esta ocasión no me dará tanto miedo como la primera vez que corrí más de media hora, 4 días a la semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × 2 =